Las siete Leyes Espirituales del Exito (VII La Ley del “Dharma” o Propósito en la vida.)

VII- La Ley del “Dharma” o Propósito en la vida.
Todo el mundo tiene un propósito en la vida… un don único o talento especial para ofrecer a los demás. 
Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas. Cuando trabajas, eres como una flauta a través de cuyo corazón el susurro de las horas se convierte en música… ¿Y qué es trabajar con amor? Es tejer una tela con hilos sacados de tu corazón, como si tu amado fuese a vestirse con esa tela… – KHALIL GIBRAN.
El profeta 
La séptima ley espiritual del éxito es la ley del dharma. “Dharma” es un vocablo sánscrito que significa “propósito en la vida”. Esta ley dice que nos hemos manifestado en forma física para cumplir un propósito. 
El campo de la potencialidad pura es la divinidad en su esencia, y la divinidad adopta la forma humana para cumplir un propósito. De acuerdo con esta ley, cada uno de nosotros tiene un talento único y una manera única de expresarlo. 

Seguir leyendo “Las siete Leyes Espirituales del Exito (VII La Ley del “Dharma” o Propósito en la vida.)”

Las siete Leyes Espirituales del Exito (VI-La Ley del Desapego)

VI-La Ley del Desapego
La sabiduría de la incertidumbre reside en el desapego… 
en la sabiduría de la incertidumbre reside la liberación del pasado, de lo conocido, que es la prisión del condicionamiento anterior. Y en nuestro deseo de ir hacia lo desconocido, el campo de todas las posibilidades, nos entregamos a la mente creativa, que orquesta la danza del universo. 
Como dos aves doradas posadas en el mismo árbol, el ego y el yo, íntimos amigos, viven en el mismo cuerpo. 
El primero come los frutos dulces y amargos del árbol de la vida., mientras que el segundo observa con indiferencia. – Upanishad Mundaka – 
La sexta ley espiritual del éxito es la ley del desapego. 
Esta ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella. 
Esto no significa que renunciemos a la intención de cumplir nuestro deseo. No renunciamos a la intención ni al deseo; renunciamos al interés por el resultado. Es grande el poder que se deriva de esto. 

Seguir leyendo “Las siete Leyes Espirituales del Exito (VI-La Ley del Desapego)”

Las siete Leyes Espirituales del Exito (V La Ley de la Intención y el Deseo.)


V -La Ley de la Intención y el Deseo. 

Inmanente en toda intención y en todo deseo está el mecanismo para su realización… la intención y el deseo en el campo de la potencialidad pura tienen un infinito poder organizador. 
Y cuando introducimos una intención en el suelo fértil de la potencialidad pura, ponemos a trabajar para nosotros ese infinito poder organizador. En el principio era el deseo, primera semilla de la mente; los sabios, habiendo meditado en su corazón, descubrieron por su sabiduría la conexión entre lo existente y lo inexistente. – 
Himno de la Creación, Rig Veda La quinta ley espiritual del éxito es la ley de la intención y el deseo. Esta ley se basa en el hecho de que la energía y la información existen en todas partes en la naturaleza. 

Seguir leyendo “Las siete Leyes Espirituales del Exito (V La Ley de la Intención y el Deseo.)”

ERES LIBRE DE VENIR A MI

Eres libre de venir a Mí,  el Amor.

Puesto que habito en tino hay intermediarios entre tú y Yo.

 Nadie puede autorizar o impedir en ti el fluir de Amor,

sólo tú mismo, tú puedes liberarle, dejarle ser en ti.

Tú puedes amar.

Para llegar a Dios el único Camino es el Amor,

la mayor Verdad del Universo es el Amor,

la verdadera Vida es el Amor.

El Amor es la única Puerta hacia Dios

y Dios Amor vive en ti, eres tú mismo,

en tu más elevada dimensión.

Pero la mayoría me busca afuera,

desconoce su Realidad Superior.

Son como el niño que no aprende a caminar,

se apoya en sus mayores, necesita verles cerca.

Pero inevitablemente llega un momento

en el que ya no necesita más apoyo externo,

y da sus primeros pasos.

 La maestría de la vida es develar el Dios Interior,

es caminar sin apoyo, volar con alas propias.

Pero antes de llegar al momento inevitable

se teme soltar el apoyo:

seres mitológicos,  ídolos y dioses imaginarios,

talismanes y fetiches,  imágenes de yeso,

imágenes mentales de dioses externos.

Mientras tanto la Divinidad resplandece libre,

esperando al interior de cada cual.

Para alcanzar la Luz de Acuario, ese nivel de conciencia

comprende que ningún ser exterior a ti mismo

puede interponerse entre tú y Yo.

Libérate de todo temor,  de cualquier tiranía imaginaria,

tu mismo la fortaleces con la fe.

Libérate de toda visión más baja que esta

de las supersticiones,  de un nivel inferior de conciencia

por temibles o respetables que parezcan,

y no te importe si miles o millones las comparten.

Adquiere la maestría de alcanzar la Luz que habita en ti,

el Dios de tu interior.

Para comenzar el Camino Acuariano

es mejor que dejes de venerar imágenes

externas o de tu imaginación.

No otorgues forma humana

y mucho menos de algún objeto o animal,

al Dios que mora en tu interior.

Si ves que otros lo hacen déjales, no les critiques,

es su forma de aprender a caminar.

Pero para ti,  que enfrentas la Luz de Acuario,

eso sería idolatría,  degradar al Ser Superior

que mora en ti,  que no tiene forma alguna.

¿Cuál es la forma del Amor?

 Para alcanzar la Luz de Acuario, ese nivel de conciencia,

encuéntrame en la quietud de tu interior.

Y no divinices a mis servidores porque en realidad

no hay más Dios que Yo, el Amor,

ninguno más que Yo, el que habita en tu propio corazón.

Existen almas con un grado más de Luz,

llevan mi Palabra,  ejecutan mis Planes,

irradian mi Luz,  pero son mis servidores.

Me veneran,  me permiten ser en ellos

en mucho mayor grado que tú,

pero no les confundas con Dios.

Para alcanzar la Luz de Acuario,

ese nivel de conciencia,

no te arrodilles ante imágenes,

ante nada ni nadie,  porque Yo,

el Creador, habito en ti.

Respétate,  no desciendas a adorar

algo inferior a lo que mora en ti.

 Yo soy el Amor y cuando amas,

¿Dónde está el limite entre tú y Yo?.

 Si alguien te ayuda a llegar a Mí,

no es a quien por Mí designado te guía

a quien debes venerar.

Debes practicar su enseñanzay agradecerle

colaborar en su misión para que pueda servir mejor

y para que tú retribuyas y sirvas.

 Debes amarle pero no como a Dios,

sino como a tu guía actual.

Luego habrá otros cuando crezcas más

Si tienes sed,  un vaso de agua te la puede saciar.

La Luz de Dios es Agua de Vida.

Todo maestro, toda escritura,  es sólo el vaso.

 Pero el Agua de Vida Yo Soy

y Yo habito en ti.

Podrías de súbito olvidar toda tu historia,

la de la humanidad, todos los maestros y religiones

y siempre podrías experimentarme.

Porque el Amor eternamente ha estado,

está y estará en tu raíz,porque es tu propia

naturaleza superior.

Toda adoración o culto a cualquier divinidad que no sea Yo,

el Íntimo, Yo el Amor,

si no va en contra del Amor,  bendito sea.

 Está para guiar a otros niveles de conciencia,

conduce a la Luz de Acuario,  pero no es la Luz de Acuario.

 Enrique BarriosMensaje

AcuarianoLa Voz de Dios Amor