¡Enciende Tu Luz Con Más Fuerza!

luz-en-las-manos

Cuando alguien te insulta, o te reduce a una cosa,
Cuando te dan un consejo que no solicitaste,
Cuando te echan la culpa por su dolor,
Cuando no te escuchan, y sólo hablan de ellos mismos,
Cuando te comparan con los demás,
Cuando te ignoran, invalidan, juzgan o se burlan de tus pensamientos y sentimientos. 

Detente. Respira. 

Recuerda que es su dolor, no el tuyo. 
Recuerda que ellos están soñando el único sueño que pueden soñar hasta que despierten.
Recuerda que no te conocen a ti, sólo a su propia fantasía. 

Tal vez a ellos les resulte demasiado difícil amarse a sí mismos. 
Tal vez ellos busquen su valía en el exterior.
Tal vez ellos estén desconectados de su aliento, de su cuerpo, de su preciosa vitalidad, de su verdadera vocación. 
Tal vez ellos viven en un mundo dualista donde hay bueno y malo, correcto e incorrecto,  éxito y fracaso.
Tal vez ellos olvidaron la simple alegría de vivir. 

Tal vez tú entiendas esto. 
Tal vez tú has estado donde ellos han estado. 

No trates de cambiarlos ahora. Quizás nunca cambien.
No intentes corregirlos. Ellos no están pidiendo ser corregidos.
Cuanto más presiones, más se alejarán de ti.
No te enredes en su urdimbre de tristezas. 
Ve con claridad, incluso ten compasión, pero no presiones. 

Está bien que ellos se sientan molestos. En verdad sí. 
Dales espacio para que se sientan molestos.
Está bien que se sientan decepcionados de ti. 
Dales espacio para que se sientan decepcionados.
Está bien que te juzguen. Abre un espacio para sus juicios, también. 

¡Dale cabida a tus propios pensamientos y sentimientos!
Permítete sentirte triste, enojado, culpable, desconfiado. 
Deja que todas esas valiosas energías te bañen por dentro.
No te harán daño, si les permites moverse. 

Sí, conocerás a muchos guardianes en este viaje.

Recorre tu camino de todos modos, y permite que los demás recorran el suyo. 
No tienes que justificar tu camino, ni defenderlo.
Mantente cerca de ti mismo en estos tiempos difíciles. 

No luches contra la oscuridad; no tiene ningún poder de todos modos. 

Simplemente enciende tu luz con más fuerza. 

– Jeff Foster

https://rosacastillobcn.wordpress.com

YA NO ERES UN MENDIGO DEL AMOR

 

59863sza4uecrp4so3

Todos en tu vida te están amando en este momento, de la mejor manera que pueden.
Sus corazones están tan cerrados o tan abiertos como les es posible ahora mismo.
Todos están enfrentando tristezas, miedos y alegrías que quizás nunca conocerás.
Están buscando amor a su manera.

Cuando tratas de conseguir amor de los demás, realmente importa lo abiertos o cerrados que están sus corazones hoy.
Te pones en guerra con ellos, cuando intentas abrirlos.

Cuando no buscas amor, y en su lugar reconoces al amor como tu propia verdadera naturaleza, sintiendo la fuente de amor en tu propio corazón radiante, eres libre, y la batalla por el amor termina.

Ahora puedes dejar que los demás te amen en su propia y única manera. Sin importar lo ‘limitado’ que pueda parecerle a la mente.

Porque a través de los ojos de la abundancia, incluso el amor limitado es una bendición. Un corazón abierto es un milagro, sí, pero un corazón cerrado también debe ser honrado.

Así que puedes dejar que los demás te amen en la medida que lo hacen.

Ya no eres un mendigo del amor.

Porque reconoces la verdadera fuente del amor:

TÚ.

– Jeff Foster

https://rosacastillobcn.wordpress.com

UNA CANCIÓN DE CUNA PARA EL BUSCADOR

10933894_1535760166678073_2000720842093300158_n

Descansa, agotado amigo.
Reposa tu cabeza aquí. 
Has viajado demasiado.

No tengo palabras ingeniosas que ofrecerte.
Ningún sistema que enseñarte.
Ninguna imagen que pueda mantenerse.

No encontrarás ninguna filosofía aquí. 
Ninguna respuesta a tus muchas preguntas.

Ofrezco únicamente presencia. 
Un santuario.
Una cama. Un alimento. 
Un poco de bondad para agradecer la tuya.

Yo no soy mejor que tú.

Mi gurú es la vida. 
Mi linaje es el amor.

Yo no separo 
al iluminado del no iluminado.

No enseño nada que no viva.
No extraigo citas de ningún libro, sino de las gritas que se abren en el corazón. 
Veo tu fragilidad pero también tu inmenso poder.

No eres deficiente. 
No permitas que te digan 
que eres deficiente.

Nos conocimos hace mucho tiempo, cuando las moléculas bailaron en armonía para formar mundos. 
Me parece que entonces comprendí tu coraje.

Cierra tus ojos; yo me encargo de esta noche.

– Jeff Foster

EL MÁS PROFUNDO COMPROMISO DEL AMOR

 

10291687_1430933283843563_6250289311651613046_n

No tenemos que comprometernos a un futuro juntos. El futuro es tan desconocido, y somos tan fluidos, y estamos tan cansados de pretender que sabemos. 

Nuestros pensamientos y sentimientos están en constante cambio, son incontrolables, como un océano salvaje de amor. 

Nuestros deseos crecen y menguan; nuestros sueños nacen y mueren a cada momento. 

No tenemos que comprometernos a una cierta forma de amor. Las formas están cambiando siempre, como las mareas. 

No necesitamos seguridad aquí. No estamos buscando comodidad, sino la Verdad. 

Hagamos un compromiso más profundo; uno que no pueda romperse o perderse. 

Con la presencia. Para estar en el aquí y ahora. 

Para dar todo de nosotros mismos. Para conocer, y dejarnos conocer. 

Para decir la verdad, hoy; sabiendo que nuestra verdad podría cambiar mañana. 

Para inclinarnos ante el otro, incluso si nuestros corazones están rotos o sensibles. 

Sin promesas, sin garantías. 

¡El amor requiere de coraje! ¡Sí!

Porque el amor es un campo, no una forma. Comprometámonos con el campo, recordemos el campo en cada momento de nuestros preciosos días en esta Tierra. 

En diez años, podríamos seguir juntos. Podríamos tener hijos. Podríamos vivir juntos, o separados. 

Podríamos no volver a vernos nunca más. Este podría ser nuestro último día. 

Si somos honestos, en realidad no lo sabemos; el no saber es nuestro Hogar. 

Podríamos ser amigos, o amantes, o extraños, o familia, o podríamos seguir siendo algo indefinido, más allá de la narrativa, nuestro amor no puede ser capturado en palabras. 

Aquí, al borde de lo conocido, en la línea que algún día dividió la cordura de la locura, y la duda de la certeza, jugamos, bailamos, bebemos té, nos acariciamos, lloramos, nos encontramos. 

Sacrificamos la comodidad y la previsibilidad. Pero lo que ganamos es asombroso: Este tremendo sentido de estar vivos. Completamente abiertos a los misterios del amor, a los misterios de nuestros cuerpos. 

Un poco en carne viva, tal vez. Un poco temblorosos. Quizás un poco desorientados, pero tal vez este sea el precio de ser absolutamente libres. 

Tal vez una antigua parte de nosotros siga aún buscando a mamá o papá, a esa Persona Mágica que jamás ha de irse, que siempre estará allí, que se lleve la soledad reprimida que vive en nuestras entrañas. Amando esa parte asustada, también; inclinándonos ante esa parte, también, pero sin ser controlados por ello. 

Y los demás les preguntarán: 
¿Qué hay de su futuro? 
¿Qué pasará si tienen hijos? 
¿Cómo diablos se definen ustedes?
¿Por qué le temen al compromiso?
¿Por qué huyen de la seguridad? ¿De la comodidad? ¿Del futuro?

Los llamarán locos, o dirán que no conocen el amor, o que están perdidos, o que son poco amorosos y egoístas, y ustedes sonreirán, y entenderán su miedo, porque ese miedo fue alguna vez el de ustedes, y ahora ya no pueden abandonar su camino. 

Y nadie tiene que caminar con ustedes. Nunca. 

En determinado momento, sólo la Verdad los hará sentir satisfechos. Una verdad viviente, renovándose a sí misma en cada momento, la Verdad salvaje del corazón abierto. 

Cuando el Amor y la Verdad son Uno, cuando el Compromiso está profundamente enraizado en el aliento, podemos finalmente pararnos frente a frente sin resentimiento, y estallar en el más melancólico de los atardeceres, cobijados en la más profunda alegría.

Caminando solos, juntos, solos. 

– Jeff Foster

https://rosacastillobcn.wordpress.com